¿Qué es el Nordic Walking?

La marcha nórdica es un tipo ejercicio que se basa en el uso de bastones como para aprovechar la fuerza de la parte superior del cuerpo, favoreciendo el impulse.

La marcha nórdica involucra todo el cuerpo, es fácil para las articulaciones y adecuado para todas las edades y niveles de condición física.

A este deporte también se le conoce como Nordic Walking o Caminata Nórdica.

Origen del Nordic Walking

En su origen fue una rutina de entrenamiento que utilizaban los esquiadores de Verano, cuando no había nieve.

A día de hoy es una forma reconocida de transformar un paseo en un ejercicio útil para todo el cuerpo, que puede ser realizado por cualquier persona y en cualquier lugar.

¿Para quién es adecuada la marcha nórdica?

La marcha nórdica es adecuada para personas de todas las edades y niveles de condición física.

Lo que variará será la intensidad con la que se practique. Desde caminatas suaves para personas con problemas de salud, a caminatas de entrenamiento que requieren más esfuerzo, pero que ayudan a mejorar el estado físico, perder peso y tonificar todo el cuerpo.

¿Qué equipo se necesita para practicar Marcha Nórdica?

Lo más básico es contar con un par de bastones.

Es importante tener en Cuenta que estos bastones son diferentes a los de Trekking. Si quieres saber más, en este artículo te contamos cómo elegir los mejores bastones para practicar Marcha Nórdica.

Evidentemente, además de los bastones, necesitaremos unas zapatillas y ropa de deporte para poderlo practicar en condiciones.

¿Para qué sirven los bastones?

Si los utilizas correctamente, los bastones te ayudarán a reducir el peso que cargan tus rodillas, y en general el de la parte inferior de tu cuerpo, lo que te ayudará a caminar de forma mucho más ligera.

¿Cuál es la técnica?

El movimiento es similar al de la marcha normal, moviendo los brazos desde el hombro y manteniendo los codos rectos.

¿Cuáles son los beneficios para la salud de la marcha nórdica?

Igual que ocurre con otras formas de ejercicio moderado, la marcha nórdica puede ayudarte a reducir el riesgo de enfermedades crónicas, como enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2, asma, e incluso algunos tipos de cáncer.

Además, como la mayoría de los deportes, verás como la práctica constante de la marcha nórdica te ayuda a adelgazar.

¿La Marcha Nórdica es mala para las articulaciones?

La marcha nórdica no es más dura para las articulaciones que caminar.

Se trata de una actividad adecuada para personas con afecciones articulares o que pueden tener algún peso corporal adicional.

Cómo Practicar Nordic Walking

Puedes hacer marcha nórdica en cualquier lugar, sea en la ciudad o en el campo, pero es recomendable  que aprendas la técnica básica del Nordic Walking con un instructor cualificado.

La mayoría de ellos ofrecen una sesión gratuita de prueba para que te asegures de que es algo adecuado para ti.

Muchos instructores también forman grupos locales, a los que puedes unirte para participar en caminatas de forma habitual una vez que domines la técnica.